Las mujeres y los niños primero. ¿Cuánto vale una vida?

Publicado: diciembre 24, 2012 en Varios
Etiquetas:, , , , ,

Antes de ser linchado por lo que voy a contar en este post, he de decir que la inspiración ha venido tras una larga noche de fiebre y migraña, que hace escasamente una hora ha sido diagnosticada como varicela.

Valor vida

¿Cuánto vale una vida? ¿Se le puede poner precio, más allá del valor emocional? ¿Por qué ante inminentes tragedias se les da prioridad a las mujeres y a los niños?

Las personas, los habitantes de un país son recursos con los que cuenta ese estado para incrementar la producción. Económicamente hablando, por tanto, en función de múltiples factores, tendrán valores distintos.

Vamos a considerar, para ver la rentabilidad del individuo, su sexo, edad, lo que el Estado invierte o ha invertido en él y lo que espera recuperar de ese individuo.

1. Niños. Apenas se ha invertido en ellos y tienen mucho aún que aportar. Por sexo, incluso tendrían más valor las niñas, dado que en el futuro procrearán e incrementarán el número de estos “recursos” llamados habitantes. Son los individuos con mayor rentabilidad futura esperada.

2. Mujeres en edad fértil.

3. Hombres y mujeres con capacidad productiva.

4. Ancianos. Su valor venal es ínfimo. Ya no aportan y constituyen un continuo gasto entre las pensiones, gastos médicos, etc. Nadie discute que se lo han ganado. Hablamos de su valor / aportación a la riqueza nacional.

El Estado se preocupa muy y mucho de proteger esos recursos y la rentabilidad de los mismos. Ejemplo extremo: Está prohibido ir sin el cinturón de seguridad abrochado en el coche. ¿Por qué? Sería una desgracia que en un accidente de tráfico falleciera un individuo por no llevarlo abrochado. El Estado perdería un recurso productivo. Sin embargo, mayor desgracia económica sería que quedara parapléjico, con todos los gastos médicos que habría que aportar. Ese individuo dejaría de ser rentable y sería una continua suma de gastos.

Sólo así se explica que, tú, como dueño de tu vida, no puedas llevar el cinturón de seguridad desabrochado, pero en cambio, puedas suicidarte sin miedo a no fallar, porque el intento de suicidio no está penado. Es más rentable un suicida exitoso que un recluso que en cuanto salga libre volverá a intentar acabar con su vida.

Y en cuanto a los sectores profesionales… ¿Se pueden establecer niveles de rentabilidad?. Por supuesto. Y aquí vienen dos reflexiones.

1. Si toda la exposición anterior sobre el valor venal de una vida lo enlazamos con lo que ocurre con la Sanidad Pública en Madrid, es para echarse a temblar.

2. ¿Conoces algún sector profesional muy bien remunerado y que aporte una miserable cantidad de riqueza a las arcas del Estado, dado que la mayor parte de sus retribuciones están libres de carga impositiva? Sí. Ese mismo sector que cobrará el total de la pensión máxima tras sólo 7 años cotizados. Efectivamente. Los políticos son uno de los sectores menos rentables en cuanto a aportación se refiere. Y si el punto 1 es para echarse a temblar, el punto 2 es para ponerse de muy mala hostia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s