Archivos para enero, 2013

Imagen

No voy a entrar en polémicas acerca de los diferentes sistemas educativos que han sido aplicados en los últimos 30 o 40 años en este país. Lo que sí tengo más que claro es que cada vez cuesta más encontrar, entre los jóvenes, gente que se preocupe por la pulcritud en la ortografía y gramática.

Y por si esto fuera poco, la R.A.E, aplica medidas que contribuyen aún más a rebajar el nivel (como si hiciera falta ser Premio Nobel para escribir correctamente) como la de cepillarse la tilde de “sólo” con el argumento de que su función como adverbio o adjetivo se puede deducir por el contexto. Díganme ustedes si es lo mismo “He tenido sexo sólo una hora” vs “He tenido sexo solo una hora”. En fin… que cada cual aplique el contexto que le venga en gana en función de si lo practica con compañía o sin ella.

Y este embrutecimiento colectivo acaba también reflejándose en las redes sociales. He de aclarar que soy consciente de que no todo el mundo ha podido recibir una educación y poder así expresarse correctamente por escrito. Lo entiendo y esta gente se merece todo el respeto. No. No son estas personas las que me producen rechazo, lástima y  repudio. Son todos aquellos que además de cometer auténticas barbaridades como las que aparecen en la imagen superior, se escudan en que escriben como les da la gana (coño, ¿y no te da la gana hacerlo bien?) o que no hace falta escribir correctamente en un chat o red social.

Dos jóvenes argentinos han tenido una excepcional idea. Velar por el correcto uso del español en Twitter. Sus cuentas: @CorrectorOK y @DelCorrector.

Para ello, y siempre desde el respeto, corrigen a aquellos deportistas, periodistas, artistas o políticos que cuentan con un relevante número de seguidores, cuando cometen alguna falta ortográfica. Antes de propagar un error, lo corrigen de raíz. Brillante.

Ahora viene la segunda parte. ¿Cómo se toman estos personajes públicos ser corregidos? Pues algunos, como el baloncestista Luis Scola agradece públicamente las observaciones. Otros, como la Presidencia de Ecuador muestran su reconocimiento a través de mensaje privado. Y un último grupo formado por individuos como un respetado presentador de TV, replica que la ortografía en Twitter no es importante (vaya mentecato) y consigue generar multitud de reacciones en su contra por parte de sus seguidores (y bien merecido).

Y así, a pesar de trabajar desde el anonimato, han alcanzado la nada despreciable cifra de 128.057 seguidores @DelCorrector y 105.834 @CorrectorOk.

Ahora, ambos jóvenes colaboran en el blog “El Santo de la Pluma” e incluso han editado juntos un libro cuyo título ya nos da pistas sobre la trama: “¡Ay! Ahí hay un error”.

¿Te animas a seguirles?

P.D: Pido disculpas, por anticipado, ante cualquier error ortográfico o gramatical que pueda encontrar el lector en éste o cualquiera de los posts que conforman el blog. No me siento orgulloso de ellos ni considero que en un blog no haga falta cuidar las formas. Al contrario, estaré encantado de recibir observaciones o puntualizaciones que contribuyan a enriquecer mi expresión escrita.

Anuncios

Existe una leyenda urbana, una creencia popular (errónea por cierto) acerca de que las Operadoras Móviles han de desbloquear los terminales una vez finalizado el período de permanencia, porque se considera que ya han recuperado la subvención y el móvil es nuestro. Por eso, pensamos que tienen la obligación de liberar el dispositivo.

Pues bien, y este post va dirigido en especial a las Asociaciones de Consumidores, que siempre aconsejan a sus usuarios amparándose en tal ley, o tal informe o tal resolución, vamos a ver por qué están equivocadas.

Para ello, vamos a tomar los dos pilares en los que se basa la creencia de esta supuesta obligación por parte de las operadoras.

Informe Preceptivo al Servicio de Defensa de la Competencia (15/04/1999) 

“En este último caso, desde la perspectiva de la garantía de la libre competencia y de la protección de los consumidores, es necesario que el terminal pueda ser desbloqueado libremente, transcurrido el tiempo necesario para que el importe subvencionado haya sido recuperado por concepto de consumo telefónico, o en caso contrario, mediante el abono del importe de la subvención pendiente de recuperación”

Ley 32/2003, de 3 de noviembre, General de Telecomunicaciones

Artículo 48: La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.

12. Las disposiciones y resoluciones que dicte la Comisión en el ejercicio de sus funciones públicas pondrán fin a la vía administrativa y serán recurribles ante la jurisdicción contencioso-administrativa en los términos establecidos en la ley reguladora de dicha jurisdicción.

Por lo tanto, nos encontramos con un Informe de 1999 y con una Ley de 2003. La Ley estipula en el punto 12 de su artículo 48 que las resoluciones de la CMT ponen fin a cualquier vía administrativa. Vamos, que hay que cumplirse sí o sí, y que si no estás de acuerdo, recurras a los tribunales.

En ningún punto aparece que sea con carácter retroactivo (recordemos que el Informe es del año 1999). Y además, la Ley se refiere a resoluciones pero no informes.

En cualquier caso, vamos a suponer que la ley de 2003 obliga a cumplir el informe preceptivo de 1999.

Repasemos el párrafo en cuestión:

“En este último caso, desde la perspectiva de la garantía de la libre competencia y de la protección de los consumidores, es necesario que el terminal pueda ser desbloqueado libremente, transcurrido el tiempo necesario para que el importe subvencionado haya sido recuperado por concepto de consumo telefónico, o en caso contrario, mediante el abono del importe de la subvención pendiente de recuperación”

Es necesario que el terminal pueda ser desbloqueado libremente. ¿Y esto qué significa? ¿Esto obliga a la operadora? No. Lo que obliga es a que el sistema de bloqueo del móvil sea reversible (pueda ser desbloqueado). Y además, “libremente”. ¡Y ojo!, “libremente no quiere decir gratis.

¿Qué debería poner en ese informe para dar la razón a todos los que piensan que las operadoras deben desbloquear el móvil?

“Es necesario que, una vez recuperada la subvención por parte de la operadora, ésta desbloquee el terminal sin coste adicional para el usuario y sin exigir condición alguna más que el cumplimiento íntegro del período de permanencia”.

Dado que lo único que exige ese informe es la “reversibilidad” del sistema de bloqueo, las operadoras pueden establecer los criterios y condiciones que consideren oportunos a la hora de facilitar el código simlock a sus clientes. Y estas condiciones pueden ir desde un precio por ese servicio, hasta requerir seguir siendo cliente en el momento de la solicitud del código, o no tener facturas pendientes de pago o permanencias por cumplir.

¿Qué ocurre cuando un cliente reclama a una operadora a través de organismos como asociaciones de consumidores y demás?

Pues que las operadoras, en determinadas ocasiones, facilitan el código por no andarse en procesos administrativos. Lo cual no quiere decir que la Ley dé la razón a estas asociaciones.

Por ello, estas asociaciones de usuarios y consumidores, nacionales, regionales y locales, más que en calentar la cabeza a los consumidores con leyes, informes y resoluciones que ni siquiera entienden, lo que debieran hacer es luchar para que realmente se obligue a las operadoras a facilitar el código simlock a sus clientes una vez finalizada la permanencia sin ningún requisito adicional más por cumplir.

 

Actualización: Ante la pregunta de un usuario a la OCU a través de Twitter, ésta le ha respondido con este enlace que me parece de lo más interesante por si a alguno aún le quedan dudas.

http://www.ocu.org/tecnologia/telefono/noticias/operadores-liberacion-moviles