Posts etiquetados ‘@Policia’

6 “Zas en toda la boca”.

Publicado: octubre 28, 2013 en Humor, Social Media
Etiquetas:, , ,

Seguro que te suenan. Son esos usuarios de redes sociales que están ojo avizor a cualquier error mecanográfico / ortográfico / gramatical que puedas cometer para lanzarse como buitres y dejarte por medio estúpido.

Más aún si se trata de un community manager. Son la pieza más preciada, junto con los periodistas.

Mira qué tuit más chulo de @policia.

Imagen

¡Vengaaaaaaaaaaaa! ¡Todos a por él! ¡Inútil! Mira que llamar “mariguana” a la “marihuana” o “maría” de toda la vida…

Que seguro que quien está al frente de la cuenta de Twitter de la Policía es imbécil perdido. Que esto no se puede deber a un error (“g” y “h” están juntas en el teclado qwerty que todos utilizamos). ¡Vamos! Maricón el último que se meta con el abrazafarolas que ha osado poner “mariguana”.

Imagen

¡Jajajaja! Nos hemos salido con la nuestra. ¡Pobre pardillo! Así aprende bien a escribir el nombre de las drogas. Que ya le vale, trabajar en la policía y no saber deletrear “marihuana”…

¿Cómo? ¿Que si lo hemos buscado en el diccionario antes de ir a cuchillo? ¿Para qué? ¿Es que tú eres idiota y tampoco sabes cómo se escribe?

Imagen

¡Glup! ¡Ups!

P.D: Dedicado con cariño a esos 6 bocazas que, a partir de ahora, mirarán un diccionario antes de ridiculizar a alguien por cuestiones lingüísticas.

Fin.

Anuncios

Pensaba comenzar este post contando lo atónito que estaba, el asombro que me había producido lo ocurrido, o compartiendo con vosotros mi sorpresa después de leer un par de tuits de la Policía Nacional publicados en el día de hoy.

Pero no. A pesar de que, en condiciones normales, sería lógica esa reacción, tras haber vivido en mis propias carnes situaciones bastantes similares, la sensación que tengo es, una vez más, de una absoluta falta de comprensión ante ciertas actitudes.

No voy a descubriros ahora la cuenta de la Policía Nacional en Twitter (@policia). Mucho se ha hablado ya de ella y su éxito, detrás del cual está el buen hacer de su equipo de Social Media, que la han llevado a los más de 542.000 seguidores con los que cuenta en la actualidad.

¿Dónde reside su éxito? Tiremos de hemeroteca digital:

Para El Mundo (@elmundoes), una de las claves es su lenguaje cercano: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/04/26/navegante/1366999970.html

Lenguaje cercano, directo y tono desenfadado. Una de las claves para la agencia Milton Factory (@miltonfactory): http://www.miltonfactory.com/blog/index.php/social-media-and-community-management/las-35-claves-del-exito-de-la-cuenta-de-twitter-de-la-policia/

Suficiente. Podría poner docenas de enlaces en los que se alaba la utilización de un lenguaje adecuado al target, en ocasiones con grandes dosis de humor, como uno de los pilares en los que se ha cimentado la popularidad de la Policía Nacional en Twitter.

Y hoy publican esto:

Imagen

Mismo tono desenfadado del que hablábamos antes. ¿Target? Claramente adolescentes, jóvenes. ¿Mensaje? #DROGASNO. No hay más.

Pues parece ser que está de moda cogérsela con papel de fumar, ofenderse por cualquier nimiedad y, sobre todo, gente ociosa con ganas de tener su momento de gloria. Tras recibir numerosas críticas por este mensaje, se han visto obligados a eliminar el tuit.

Imagen

¿Alguien me puede explicar a quién puede ofender una afirmación que relaciona el ser un descerebrado sin futuro y sin personalidad con tener el perfil para caer en las drogas?

Yo identifico dos colectivos muy diferenciados que, con toda la razón del mundo, pueden sentirse insultados.

1. Los descerebrados sin futuro y sin personalidad. A nadie le gusta que le digan que es un drogadicto en potencia.

2. Los drogadictos. Tampoco es muy gratificante que te metan en el saco de los descerebrados, sin futuro ni personalidad.

Que la Policía Nacional ha de dar servicio a todos los ciudadanos es una obviedad. Lo que me parece excesivo y desproporcionado es el ruido generado, y que ha obligado a eliminar el tuit para no alimentar más una polémica innecesaria, exagerada e irreal.